印刷する
compartir

Informes de mercado

¿Por qué el sector del petróleo y del gas despierta el interés de los inversores?

El reciente incremento del precio del crudo no es el único motivo por el que este sector resulta atractivo.

22/05/2018

James Sym

James Sym

Fund Manager, European Equities

El sector energético registró un repunte durante el mes de abril, aupado por el incremento del precio del barril de petróleo, que superó la barrera de los 70 dólares por primera vez desde 2014. Esta situación nos resultó favorable, dado que nuestra postura en este sector se ha tornado más favorable desde principios de año. Además, los precios han proseguido su trayectoria alcista y, en los últimos días, han rebasado el umbral de los 80 dólares por barril.

Sin embargo, en ningún caso tuvimos una bola de cristal que nos revelase las futuras subidas del precio del petróleo: nuestro optimismo respecto del sector se ha fundamentado en una serie de factores.

La demanda de petróleo mantiene su solidez

En primer lugar, la demanda no va a desaparecer. La demanda energética a escala mundial sigue orientándose al alza, y el petróleo resultará imprescindible para cubrirla. El último informe de perspectivas de la energía a escala mundial (World Energy Outlook) publicado por la Agencia Internacional de la Energía prevé un incremento de las necesidades energéticas globales del 30% entre 2016 y 20401, dado que el repunte de la demanda en los mercados emergentes supera con creces el descenso en los países desarrollados.

Podría argüirse que el empuje de las energías renovables compensará hasta cierto punto este déficit en el plano de la oferta, pero la diferencia de consumo entre las energías renovables y el petróleo sigue siendo considerable. El porcentaje general de cuota energética del petróleo está descendiendo; sin embargo, el análisis del consumo de energía primaria desglosado por fuente de energía pone de manifiesto que el consumo de petróleo sigue aumentando.

Por lo tanto, no deberíamos subestimar el papel del petróleo en el abastecimiento energético a largo plazo.

La oferta se reduce debido a la escasez de inversión

Entretanto, todo apunta a que la oferta se reducirá tras varios años en los que la inversión de las empresas petroleras ha sido exigua. El precio del crudo repuntó rápidamente tras la crisis financiera global de 2008 - 2009: el barril se negoció en una horquilla de precios de entre 90 y 120 dólares durante varios años. No obstante, el incremento de la producción de petróleo en EE. UU. —especialmente de esquisto— provocó que los precios se desplomasen hasta situarse por debajo de los 30 dólares por barril en 2014.

Con los precios entrando en barrena y un aparente exceso de oferta en EE. UU., muchas empresas petroleras decidieron reducir sus inversiones, es decir, el dinero empleado en encontrar y desarrollar nuevos yacimientos. Ello se tradujo en que hoy día existe una divergencia entre la cantidad de petróleo de la que tenemos constancia y la cantidad de petróleo que teóricamente necesitamos.

De hecho, 2017 fue un año de mínimos históricos en términos de descubrimientos de nuevos volúmenes de petróleo convencional. El siguiente gráfico muestra cómo el volumen medio mensual de los descubrimientos de petróleo convencional se redujo el año pasado hasta aproximadamente un quinto del nivel registrado en 2012. Debido a los reducidos niveles de la nueva oferta, los precios deberían incrementarse aún más.

Los subsectores nicho ofrecen oportunidades

En nuestra opinión, parece evidente que los productores de crudo necesitan realizar inversiones de cara a aumentar la oferta de petróleo, algo de lo que se beneficiarán las firmas de servicios petroleros.

Un nicho del segmento de los servicios petroleros que resulta especialmente interesante a nuestros ojos es el de los buques de investigación sísmica, que se utilizan para descubrir nuevas reservas marinas de crudo. Tal y como muestra el siguiente gráfico, el número de estos buques ha caído drásticamente desde 2012: de más de 60 a aproximadamente 20.

Por tanto, los propietarios de estos barcos se encuentran en una situación privilegiada para beneficiarse del aumento de la demanda y pueden subir sus precios debido a la falta de competencia.

Las valoraciones sugieren que el sector parece barato

Otra cuestión que merece una mención especial es que, en nuestra opinión, las empresas petroleras parecen baratas.

El sector ha acusado cuatros años de caída del precio del petróleo, sobre todo debido a que determinadas empresas se han visto obligadas a recortar sus dividendos o a distribuirlos en acciones (scrip dividend) en lugar de en efectivo. El mercado da la espalda al sector en su conjunto.

Sin embargo, las empresas que siguieron llevando a cabo inversiones de forma disciplinada durante el período de caída podrían estar bien posicionadas ante una demanda que mantiene su solidez y unos precios del petróleo que vuelven a orientarse al alza.

En resumen, creemos que el sector ofrece oportunidades interesantes, tanto en el plano de los productores como en el de las firmas de servicios. Si bien el crecimiento global podría haber alcanzado su punto álgido y existe un gran número de preocupaciones en torno al comercio y al contexto geopolítico, el sector de la energía tiene su propio ciclo, impulsado por la dinámica a largo plazo de la oferta y la demanda.

Además, creemos que las firmas petroleras se beneficiarán de la inflación que, tal y como hemos comentado (aquí y aquí), podría estar de vuelta.

El valor de las inversiones y las rentas que generan pueden subir al igual que bajar, y los inversores podrían no recuperar el capital invertido inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son promesa o garantía de rentabilidades futuras.

Los sectores se mencionan solo con fines ilustrativos y no deben considerarse como una recomendación de compra/venta.

1. https://www.iea.org/weo2017/

Información Importante: Las opiniones expresadas aquí, son las de James Sym y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta. 28006 Madrid – España. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el número 6.