印刷する
compartir

Informes de mercado

Por qué la apreciación del euro no es un obstáculo para la renta variable europea

La mejora del contexto de los precios en Europa es uno de los factores que pueden compensar los efectos adversos de una divisa más fuerte.

21/03/2018

Martin Skanberg

Martin Skanberg

Fund Manager, European Equities

Gestor de fondos de renta variable europea

El repunte del euro frente al dólar estadounidense ha sido un motivo de inquietud para algunos analistas del mercado, preocupados por que este hecho pudiera detener el dinamismo de los beneficios en Europa.

Somos conscientes de que una divisa más fuerte supone una desventaja para las firmas exportadoras, pero observamos muchos otros factores que pueden ayudar a mantener la continuidad del crecimiento de los beneficios en la región.

La apreciación del euro se remonta a hace más de un año

Tal y como muestra el gráfico 1, el euro lleva apreciándose frente al dólar desde hace más de un año, y los beneficios en Europa han registrado un sólido crecimiento a pesar de ello. Asimismo, cabe destacar que durante 2015 y 2016 prevaleció el contexto contrario, es decir, un dólar fuerte y un euro débil, y ello no logró impulsar los beneficios empresariales en el Viejo Continente.

Gráfico 1: Recientemente, el euro se ha apreciado frente al dólar

Esto parece indicar que las tasas de crecimiento económico constituyen un factor más importante que los tipos de cambio a la hora de impulsar los beneficios empresariales.

La reciente fortaleza del euro supone un indicio de que la economía ha ganado solidez y de que los fundamentales subyacentes de la economía europea se encuentran en buen estado.

Si bien la apreciación del euro está moderando en cierto modo la tasa de crecimiento del beneficio por acción (BPA) en la zona del euro, las previsiones sobre este parámetro para 2017, 2018 y 2019 se han revisado al alza en Europa continental, tal y como refleja el gráfico 2, a continuación. 

Gráfico 2: Revisiones al alza de las previsiones de beneficio por acción (BPA)

Mejora en el contexto de precios para las empresas

¿Cuál es el catalizador de estas revisiones al alza en los beneficios? En nuestra opinión, se trata principalmente del regreso de las presiones inflacionistas en Europa. Tal y como muestra el gráfico 3, el índice de precios a la producción de la zona euro ha salido de terreno negativo.

Gráfico 3: El índice de precios a la producción de la zona euro sale de terreno negativo

 

Esta reactivación conlleva un mayor poder de fijación de precios para las empresas, esto es, tienen la capacidad de aumentar los precios sin mermar la demanda. Esperamos que el efecto positivo de esta evolución en los márgenes de beneficios de las empresas compense con creces las repercusiones negativas de un euro más fuerte.

Esta presión inflacionista constituye el principal motivo por el que mantenemos nuestro optimismo respecto del crecimiento del BPA en la zona euro. Resulta probable que la inflación siga aumentando, dado que existe una escasez de capacidad y el desempleo está descendiendo en Europa. Una capacidad reducida conlleva que las empresas deban o bien expandirse, con el fin de producir un mayor volumen, o bien subir sus precios. Unos mercados laborales más ajustados suponen que los trabajadores pueden exigir salarios más elevados.

No obstante, no esperamos que la inflación se descontrole, y es preciso resaltar que actualmente se sitúa por debajo del objetivo del Banco Central Europeo.

Ya hemos asistido a un crecimiento interanual del 23% en los beneficios de la zona euro, tal y como pone de manifiesto el gráfico 4, a continuación. Cabe destacar que esta aceleración se ha producido a pesar de la apreciación del euro.

Gráfico 4: El dinamismo de los beneficios ha mejorado de forma considerable

 

Si el dólar estadounidense volviera a apreciarse, quizás como resultado de una subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal más rápida de lo que espera actualmente el mercado, cabría esperar que esta evolución mejorara el dinamismo de los beneficios en Europa, que ya da muestras de solidez.

Otros factores que respaldan el dinamismo de los beneficios

Existen motivos adicionales por los que esperamos que el crecimiento de los beneficios en la zona euro mantenga su reciente tendencia de mejora. Uno de ellos es la boyante situación del sector manufacturero, dado que la demanda mantiene su solidez, mientras la mejora del crecimiento en la zona euro puede impulsar los beneficios de las empresas expuestas a su mercado interno.

Otro factor es que muchas empresas europeas están empezando a realizar recompras de acciones, siguiendo una tendencia que Estados Unidos lleva mucho tiempo poniendo en práctica. Esto debería ser favorable para los beneficios, si bien quizás no en la misma medida en la que lo ha sido para los valores estadounidenses.

Y, lo que es más importante, Europa alberga marcas potentes. Los coches de alta gama y los bienes de lujo fabricados en Alemania, Italia y Francia no son fácilmente sustituibles por alternativas más baratas procedentes de otros lugares. El actual contexto de crecimiento mundial es otro factor positivo, dado que los mercados internacionales más fuertes tienen mayor capacidad de absorber un aumento de los precios que los más débiles. 

La introducción de aranceles sobre el acero y el aluminio por parte de Estados Unidos añade un componente de incertidumbre a este panorama, si bien sigue sin quedar claro cuál será el desenlace. Pese a todo, creemos que el crecimiento mundial continuará. En nuestra opinión, esta situación, junto con la mejora del contexto de los precios, la sólida demanda interna y la presencia de marcas de primer nivel a escala mundial en Europa tienen la capacidad de apuntalar el actual dinamismo de los beneficios en la zona euro.

Información Importante: Las opiniones expresadas aquí, son las de Martin Skanberg, Fund Manager, European Equities, y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. El presente documento ha sido redactado con una finalidad exclusivamente informativa. Su contenido no constituye una oferta de compra o venta de ningún instrumento o título financiero, ni una sugerencia para adoptar ninguna estrategia de inversión. La información contenida en el presente no constituye un asesoramiento, una recomendación o un análisis de inversión y no tiene en cuenta las circunstancias específicas de ningún destinatario. Este material no constituye una recomendación contable, jurídica o tributaria y no debe ser tenido en cuenta a tales efectos. Se considera que la información contenida en este documento es fiable, pero Schroders no garantiza su exhaustividad o exactitud. La compañía no se responsabiliza de los errores de hecho u opiniones. No se debe tomar como referencia la información y opiniones contenidas en este documento a la hora de tomas decisiones estratégicas o decisiones personales de inversión. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta. 28006 Madrid – España. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con el número 6.